Las obras de reforma del Museu Romàntic comenzarán en septiembre

La actuación dará pie a otros trabajos de mejoras del edificio

El Consorci del Patrimoni de Sitges ha resuelto el concurso de licitación de la climatización del Museu Romàntic – Can Llopis, que ejecutará la empresa Plan Your Future SA, por valor de 393.000 euros (IVA aparte). La actuación es de notable complejidad, debido a las características del edificio (de finales del siglo XVIII), ha requerido la aportación de soluciones imaginativas para respetar el conjunto patrimonial.

La empresa Plan Your Future SA ha sido la ganadora del concurso publicado por el Consorci el mes de mayo. Plan Your Future SA ha llevado a cabo proyectos de reforma de instalaciones, como la Sala Club de la Blanquerna, la reforma del Centre Respir de la Vall d’Hebron, la iluminación del nuevo parque infantil de la plaza Lesseps, las instalaciones del Ajuntament de la Riba o la Escola Sant Gregori de Barcelona, entre otras.

Las máquinas refrigeradoras se instalarán en las terrazas del edificio, sin que tengan impacto visual sobre la fachada. El sistema de distribución será en el desván y bajo los postigos –y disimulado por las cortinas– se instalarán las consolas que canalizarán el aire de cada sala. Se trata de la primera intervención en la climatización que tiene el Museu Romàntic.

Una vez ejecutada esta actuación se llevarán a cabo otras actuaciones de mejora del edificio, como la reparación de las cornisas, la restauración del porche, la mejora del sistema eléctrico y la instalación de un ascensor. Paralelamente también se llevará a cabo una redefinición del proyecto museográfico.

El Museu Romántic – Can Llopis se encuentra situado en un edificio de estilo neoclásico, construido en 1793. Debe su nombre al primer propietario, el notario Manuel Llopis i Falç, que lo adquirió a su primo Josep Bonaventura Falç i Roger, quien la había hecho construir inicialmente para él dentro del perímetro de tierras que urbanizó fuera de las murallas de la villa, en el que fue el primer ensanche de Sitges, a finales del siglo XVIII.

El último heredero de la familia, el diplomático Manuel Llopis de Casades (1885-1935), cedió la casa solariega a la Generalitat de Catalunya para que fuera convertida en museo. El estallido y las consecuencias de la Guerra Civil retrasaron los trámites que fueron retomados en 1943 al ser ofrecido de nuevo el edificio a la Diputació de Barcelona.

La adecuación como museo se inició en 1946. En 1949 se abrió al público la planta noble y, posteriormente, la planta baja, el jardín, la bodega y la biblioteca. De la casa original se conserva íntegramente la estructura y la decoración de los muros.