El Museu de Maricel recibe un premio internacional a la conservación del patrimonio

La Deering Estate Foundation también reconoce la ex directora de Museos de Sitges, Vinyet Panyella

El Museu de Maricel de Sitges, que forma parte de la Xarxa de Museus Locals de la Diputació de Barcelona, ha sido distingido con el Premio William I. Irvine de liderazgo en la preservación del patrimonio otorgado por la organización norteamericana, Deering Estate Foundation. El diputado de Cultura de la Diputació y presdiente del Consorci del Patrimoni de Sitges, Joan Carles Garcia Cañizares, ha recgido el galardón este miércoles en la sede que esta Fundación tiene en Miami.

Cañizares ha peusto en valor la importancia de este premio que distingue el Museu de Maricel por su labor en la conservación del patrimonio artístico y cultural y confió “que sirva para retomar y reforzar el enlace parcialmente olvidado entre Sitges, Catalunya y América del Norte, una relación que antes era muy fuerte y enriquecedora gracias al legado de Charles Deering al municipio”. El diputado ha añadido “el convencimiento que este premio aportará importantes éxitos para la cultura de nuestro país en un futuro cercano”.

Por otra parte, la ex directora del Consorci del Patrimoni de Sitges y de los Museos de Sitges entre 2011 y 2019 y actual presidenta del CONCA, Vinyet Panyella, ha recibido un reconocimiento a nivel personal por la labor llevada a cabo a lo largo de estos años.

El conjunto artístico y monumental de Maricel es uno de los primeros y grandes ejemplos del Novecentismo y fue construido entre 1910 y 1918 por el artista e ingeniero Miquel Utrillo por encargo del magnate, coleccionista y filántropo norteamericano Charles Deeering, donde fijar su residencia de verano y acogió sus colecciones de arte hasta el año 1921. El año 1954 el Ayuntamiento de Sitges compró el edificio del Palau, la parte de tierra del conjunto, a los descendentes de Deering. Y, entre 1969 y 1970, la Diputació de Barcelona adquirió y reformó la parte de mar, convirtiendo la residencia de Deering en el Museu Maricel transformó el edificio para adaptarlo a su nuevo uso, conservando algunas características decorativas.

Desde la reapertura de diciembre de 2014, el Museu de Maricel presenta todas las colecciones integradas en un discurso único, que permite seguir la historia del arte y de las ideas estéticas desde el siglo X hasta la figuración de los años cuarenta y cincuenta.

El Museu Maricel y el Cau Ferrat de Sitges forman parte de la Xarxa de Museus Locals de la Diputació de Barcelona y tienen la condición de Museus d’Interès Nacional desde el pasado enero.