Los restos de un brulotes de la Guerra de los Segadors se descubren en Sitges

El yacimiento se ha limpiado totalmente de la arena que lo cubría y se ha documentado en 3D mediante la técnica de la fotogrametría

La primera fase de la revisión de la carta arqueológica subacuática de Sitges, emprendida por el Consorci del Patrimoni de Sitges bajo la dirección de Pere Izquierdo, ha localizado y documentado los restos de un naufragio que parece que corresponden al brulotes De Marsay. Esta embarcación fue hundida a mediodía del 1 de julio de 1642 después de incendiar la nave insignia de la flota franco-catalana, el galeón De Guisa y Mare de Déu de la Victòria, que fue el modelo copiado para construir el Vasa sueco.

La semana pasada, delante de la playa del Estanyol de Sitges, y a solo dos metros de profundidad, los arqueólogos localizaron un montón de alquitrán fundido y solidificado bajo el agua de 25 metros cuadrados y casi dos metros cúbicos de volumen, adherido a la roca del fondo, que según todos los indicios corresponde a lo que queda del brulotes De Marsays. Los restos contenían también una barra de hierro de 137 cm de largo, con dos remaches, que puede corresponder al mecanismo de fijación del timón o a la sustentación de la cámara de fuego del brulotes. También encontraron un clavo de hierro de la nave.

El yacimiento ha sido completamente limpiado de la arena que lo cubría y documentado en 3D mediante la técnica de la fotogrametría. Ahora se analizará la forma y la composición, para determinar, si es posible, la procedencia del alquitrán y la forma que tenían los contenedores que se dispusieron dentro del brulotes.

Los trabajos de revisión de la carta arqueológica de Sitges continuarán hasta el mes de noviembre, con el patrocinio del Port de Aiguadolç y del Club de Mar de Sitges. Se espera contar con más patrocinadores para alcanzar todos los objetivos.

Los brulotes o barcos de fuego eran naves cargadas de material inflamable y / o de explosivos. A veces estaban hechas expresamente y otras veces eran naves viejas adaptadas a esta función. En el ejército francés las comandaba un brûlotier, con rango de teniente de navío. En la disposición de la batalla de 1642, los brulotes se situaban en los extremos de los flancos de la flota.

Tan sólo se conoce la ubicación de los restos de tres brulotes en todo el mundo, y ninguna de ellos ha sido documentado con esta precisión. Los otros dos se encuentran en las islas Scilly, cerca de Saint-Malô, en el Canal de la Mancha, y son más de medio siglo posteriores al localizado en Sitges, que es el primero del Mediterráneo.

El hundimiento concreto del De Marsays se produjo dentro de las operaciones bélicas de la Guerra de los Segadors, cuando Catalunya se puso bajo la protección del monarca francés Luis XIII. En 1640, varios miles de soldados castellanos quedaron aislados en un espacio que incluía las ciudades de Roses y Perpiñán. Todos los intentos castellanos para hacerles llegar suministros habían fracasado. Para auxiliarlos, se formó en Cádiz una inmensa flota, que todavía aumentó con dos naves más al pasar por Gibraltar y capturar dos naves holandesas que venían de las Indias Occidentales.

Cuando la flota castellana llegó a la vista de Montjuïc, el 30 de junio de 1642, la flota francesa del Levante al completo acababa de atracar en el puerto de Barcelona y estaba haciendo aguada. Inmediatamente, se desplegó y plantó batalla frente al delta del Llobregat, haciendo retroceder a la flota castellana.

Al día siguiente, 1 de julio, se reanudaron los combates frente a las costas del Garraf. Hacia mediodía, las dos naves insignia entablaron combate. El galeón De Guisa y Mare de Déu de la Victòria logró derrotar y capturar el galeón La Madalena. Varias naves castellanas acudieron a ayudar La Madalena, mientras que las franco-catalanas se volcaron a ayudar al Guisa. Enviaron hacia La Madalena el brulotes De Marsays en llamas, pero esta nave se desvió (según las fuentes francesas) o fue desviada (según las fuentes castellanas) e impactó en el Guisa, que se encendió por los cuatro costados.

De los 540 hombres de la tripulación del Guisa sólo se salvaron 40 en dos botes. El capitán y almirante, Hercule Conigan de Cange, herido de un disparo en el brazo, rehusó abandonar la nave y murió abrasado. La Madalena fue capturada y la intentaron remolcar hacia Barcelona, pero se hundió enseguida.

 

Nuevas prospecciones subcuáticas para localizar y analizar yacimientos arqueológicos en la costa de Sitges

Superposició de les restes localitzades amb la seva posició hipotètica dins d’un gravat que representa brulots d’època moderna