La Obra del mes - Abril 2021

Obra    Desnudo femenino (posteriormente llamada, La República), de Pere Jou (Barcelona, ​​1891 - Sitges, 1964)

Lugar y fecha      Sitges, hacia 1926

Materia / Técnica    Escultura tallada en piedra caliza tipo cenia (piedra procedente del Garraf)

Medidas       86 x 22 x 20,5 cm

Colección    Museu Maricel, Sitges. Colecció d'Art de la Vila de Sitges, núm. inv. 697.

------------------------------

 

Descripción y contexto histórico

Antes de entrar propiamente en el periodo de la Segunda República, tenemos que hacer un pequeño apunte de cómo llegó esta obra a Sitges. En la primavera de 1931, el artista Pere Jou presentó su primera exposición individual en las Galerías Layetanas, programada del 4 al 17 de abril. Debido a las circunstancias del momento se prorrogó unas semanas más. En esta exposición había la escultura Desnudo femenino (hacia 1926) que, como veremos, acabaría convirtiéndose en la alegoría de la República.

 

En junio de 1932 el Ayuntamiento de Sitges adquirió la mencionada obra y la destinó a su sala de pequeñas sesiones. El alcalde de Sitges del año anterior, Josep Plana y Robert, la había visto en la mencionada exposición en Barcelona.

 

Sobre el ámbito político de la Segunda República, la victoria de las formaciones políticas de izquierdas en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 llevó a que en muchas ciudades y poblaciones de toda España y Cataluña se proclamara la República dos días después. En Barcelona, ​​Lluís Companys la proclamó desde el balcón del Ayuntamiento. Una acción que repitió el líder de Esquerra Republicana de Cataluña, Francesc Macià,  proclamando sin embargo la República Catalana dentro de una federación de Repúblicas ibéricas. Esto inquietó algunos sectores republicanos españoles y, por este motivo, los ministros del gobierno provisional de la República, Marcelino Domingo, Nicolás de Olwer y Fernando de los Ríos, van reunirse con Macià para que renunciara a la mencionada proclama. A cambio logró el restablecimiento de la Generalitat de Catalunya, con la obtención del Estatuto, y que él fuera reconocido su Presidente

 

El 28 de junio de 1931 se celebraron elecciones generales, donde ERC amplió la victoria política del mes de abril, un hecho que comportó que Lluís Companys encabezara la minoría catalana en las Cortes españolas. La nueva situación política facilitó que el 2 de agosto de 1931 se aprobara en plebiscito el Estatuto de Autonomía.

 

El 9 de diciembre de 1931 se aprobó la Constitución española, mientras que el Estatuto se empezó a discutir en las Cortes en mayo de 1932. Los debates se alargaron durante meses, desencallándose por el fracasado intento de golpe de Estado del general José Sanjurjo. Esto provocó que los republicanos más reticentes votaran la aprobación del Estatuto.

 

A pesar de que el redactado catalán pedía la oficialidad del catalán, se determinó la cooficialidad. Además, el Estado se reservó ámbitos donde tenía la potestad legislativa o ejecutiva. Cataluña consiguió la contribución territorial, la transmisión de bienes, el derecho civil, la administración local, el régimen administrativo y una importante disminución de los recursos fiscales.

 

El 20 de noviembre de 1932 se realizaron elecciones en el Parlamento de Cataluña, las cuales se caracterizaron por la consolidación política de ERC y la negación del gobierno español y catalán a conceder el voto femenino por temor a un posible e infundado voto conservador de la mujer.

 

Una de las desavenencias políticas más relevantes a lo largo de la Segunda República fue la reforma agraria. Los cambios efectuados en 1931 por el gobierno catalán a favor de los intereses del campesinado topó frontalmente con los de la patronal agraria. La Ley de Contratos de Cultivo comenzó a plantearse en el Parlament a finales de septiembre de 1933 y no se aprobó, debido a la victoria de las formaciones de derechas en las elecciones de noviembre y el fallecimiento del presidente Macià, hasta el abril de 1934. Sin embargo, dos semanas después, la Liga Regionalista con otras formaciones conservadoras presentaron a las Cortes una proposición exigiendo que el gobierno presentara un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal de Garantías Constitucionales por incompetencia del Parlament catalán para legislar sobre la materia. Una acción que llevó a cabo el mencionado Tribunal.

 

En junio de 1934, el President de la Generalitat Lluís Companys expuso en el Parlament una ley exacta a la invalidada. La mencionada ley volvió a ser aprobada y abolida por el gobierno central pero el presidente del gobierno español Ricardo Samper la aprobó, lo que le supuso poco después la pérdida del cargo. El 12 de septiembre, el Parlament de Catalunya aprobó la ley con las modificaciones pactadas con el gobierno de Madrid. Sin embargo, la ley tuvo una vida efímera porque los hechos del 6 de octubre de 1934 lo paralizaron todo. No fue hasta la victoria del Frente de Izquierdas, en febrero de 1936, que la ley volvió a ser operativa.

 

El 19 de noviembre de 1933 se celebraron elecciones a Cortes, donde las mujeres finalmente pudieron ejercer su derecho a voto. En esta ocasión, la victoria, tanto en España como en Catalunya, fue para las derechas. En el Estado la formación ganadora fue la Confederación Española de Derechas Autónomas, mientras que en Catalunya la victoria fue para la Liga Catalana. Este hecho provocó que algunos sectores de las izquierdas culpabilizaran a las mujeres de la victoria conservadora. Una afirmación totalmente falsa porque en las posteriores elecciones las izquierdas vencieron a las principales ciudades catalanas y españolas.

 

Mientras tanto, el gobierno de España se caracterizó por un conjunto de amenazas contra la autonomía catalana. Ante este enrarecimiento político, Lluís Companys proclamó el 6 de octubre de 1934 el Estat Català dentro de la República Federal Española. La proclama comportó la declaración del estado de guerra, la policía puso a las órdenes del jefe de la región militar el general Domingo Batet, el cual tuvo que enfrentarse a grupos armados por las calles y en instituciones como el CADCI (Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Indústria).

 

La situación sólo duró diez horas y finalizó con la detención de prácticamente todo el gobierno catalán y los jefes de los Mossos, los cuales fueron encarcelados en el barco Uruguay. Un cautiverio que se prolongó hasta febrero de 1936, momento en que el Frente de Izquierdas de Cataluña venció los comicios generales. La disolución del gobierno catalán comportó la anulación de la mencionada Ley de Contratos de Cultivo, la clausura del Parlament catalán, la destitución de la mayor parte de alcaldes y concejales de izquierdas, la supresión del Estatuto y la represión de los partidos de izquierdas y los sindicatos.

 

El 16 de febrero de 1936 se llevaron a cabo elecciones generales. En Cataluña, la victoria fue para el Frente de Izquierdas. Esto representó el regreso del presidente Companys y el Gobierno de la Generalitat. El 17 de julio de 1936, en las llanuras africanas en Marruecos, comenzó un golpe de Estado militar con el apoyo de diferentes ámbitos de la sociedad, que supuso el inicio de uno de los episodios más sangrientos de nuestra historia.

------------

Bibliografía básica

VARIOS AUTORES. La Segona República a Catalunya. 1931-1939. 3  Vols. Barcelona: Ara Llibres, 2015.

DOMÈNECH I VIVES, Ignasi. L’escultor Pere Jou (1891-1964). Forma i matèria. Barcelona: Viena Edicions, 2016.

 

DOMÈNECH I VIVES, Ignasi. Pere Jou, escultor. Sitges: Consorci del Patrimoni de Sitges / Ajuntament de Sitges, 2011.

 

JOU I MIRABENT, David. L’escultor Pere Jou. Sitges: Grup d’Estudis Sitgetans, 1991.

Nu femení