Una exposición sobre baldosas hidráulicas rememora la industria cementera de Sitges

La muestra repasa unas piezas originales y poco conocidas del arte modernista

El Edifici Miramar de Sitges acoge, del 27 de marzo al 31 de mayo, la exposición Catifes de ciment. El món de la rajola hidràulica. La muestre itinerante –organizada conjuntamente por Museus de Sitges, el Ajuntament de Sitges y la Diputació de Barcelona– pone en valor la utilización de la baldosa hidráulica, un objeto estrechamente vinculado a la arquitectura catalana de finales del siglo XIX y principios del XX.

El discurso expositivo que se ha articulado alrededor de la exposición permite situar los orígenes, identificar los principales fabricantes, profundizar la técnica y percibir la evolución del diseño de estas piezas decorativas. Y es que, de las diversas artes que conforman la baldosa modernista, la baldosa hidráulica es de los elementos más originales y, a su vez, menos conocidos por el gran público.

La llegada de la exposición a Sitges se complementará con la realización de actividades paralelas, como ahora visitas guiadas, talleres infantiles o rutas familiares por Sitges para ver ejemplos de baldosas hidráulicas en vivo. Además, también hay una salida prevista a Manresa, que incluirá una visita guiada a la empresa Mosaics Martí, y la presentación del libro de Jordi Griset L’art del mosaic hidràulic a Catalunya, que se presentará el próximo 8 de mayo en el Museu de Maricel.

Precisamente, Sitges fue una de las pioneras en la fabricación de baldosas hidráulicas gracias a la fábrica cementera de Vallcarca, propiedad de Carles Butsems y Josep Fradera. La empresa se instaló en el año 1903 para aprovechar la naturaleza geológica del macizo del Garraf, que tiene forma calcárea y, por lo tanto, es idónea para la fabricación de cemento.

En Catalunya, las empresas que manufacturaban baldosas hidráulicas contaron con la colaboración de artistas y arquitectos reconocidos en todo el país, como era el caso de Alexandre de Riquer, Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch, Antoni Maria Gallissà o Rafael Masó. Actualmente, la baldosa hidráulica vive un nuevo renacimiento gracias a los nuevos diseñadores y arquitectos, que han realzado su uso constructivo y ornamental.

EXPOSICIÓN: 'Catifes de ciment. El món de la rajola hidràulica'